viernes, 4 de septiembre de 2009

Boletín de prensa
• Philip Alston confirmó que los mal llamados “falsos positivos” resultó de una práctica sistemática en el seno del Ejército, según declaró al finalizar su misión en el país.La declaración entregada por el relator especial de Naciones Unidas para las ejecuciones extrajudiciales, Philip Alston, al término de su visita oficial a fin de establecer la realidad de los mal llamados “falsos positivos”, no hizo nada distinto a confirmar el alud de denuncias sobre la sistemática violación de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario por parte de agentes del Estado, en flagrante violación a los principios constitucionales y al juramento militar de defender los intereses de los asociados, dijo hoy el secretario general del Partido Comunista Colombiano y dirigente nacional del Polo Democrático Alternativo, Jaime Caycedo Turriago.Caycedo indicó que en estas circunstancias resulta aun más inaudita la orden dada por el presidente Uribe Vélez, acatada obedientemente por su bancada en el Congreso, de hundir el proyecto de favorecimiento a víctimas de crímenes de Estado, incluso en presencia del propio relator. “Esta es la respuesta directa de Uribe y su gobierno al informe preliminar del señor Alston, el cual confirma de manera patética la existencia de una andanada de crímenes de Estado. Es una vergüenza que el presidente de los colombianos imparta la orden perentoria de impedir que las víctimas de los agentes dl Estado y sus miles de familias sean resarcidas mínimamente, bajo la excusa de que eso le cuesta muchísimo al presupuesto de la Nación”, dijo el actual concejal de Bogotá por el PDA.“Uno se pregunta qué clase de prioridades están en la cabeza del señor Uribe Vélez y sus contertulios: por un lado concede privilegios inenarrables y costosísimos para las finanzas del país a los grandes capitales multinacionales y nacionales, sin que se genere además ni un solo empleo y por el contrario se incremente el desempleo y la precarización laboral de los pocos colombianos que aún lo poseen; y por el otro, niega cualquier posibilidad de apoyo económico a los millares de colombianos que en su mayoría pertenecen a los sectores más pobres y desprotegidos de la población, bajo el argumento de que la responsabilidad que el Estado tiene resulta muy onerosa a sus propias finanzas. ¿Esta es la democracia uribista, la de la ley del embudo a favor de los más ricos y la persecución y el asesinato contra los desposeídos?”, inquirió el dirigente comunista.Caycedo Turriago señaló que la estrategia uribista se redondea a través del tinglado que la Procuraduría General de la Nación y la Fiscalía han montado para abrir procesos contra dirigentes de la oposición que han asumido la vocería de los desprotegidos y perseguidos por el poder oficial. “Las acusaciones que hasta ahora conocemos no tienen poder de prueba y simplemente se limitan a recoger versiones sin fundamento. Todo esto forma parte de la estrategia de deslegitimar a la oposición, de calumniar, porque una calumnia repetida cien veces termina por asimilarse a una verdad, según enseñaba el más prominente propagandista nazi. Y esa es la lección que el uribismo parece estar aplicando lealmente”, finalizó.Prensa PCCVolver a la página principal